Financiación a largo plazo
Se caracteriza por tratarse de recursos ajenos que permanecerán en la empresa por un período superior a un año. Los recursos a largo plazo suelen financiar la estructura fija de la empresa (elementos del inmovilizado, como la adquisición de un elemento de transporte o de un equipo informático). Cada uno de los instrumentos, sin embargo, tiene sus peculiaridades, que hace que estén indicados para determinadas situaciones. Así se distingue entre: Préstamo, Préstamo Hipotecario, Leasing, Renting, Préstamo Participativo y Garantía Recíproca. 
  • Préstamo: aquel en el que la entidad financiera entrega al cliente una cantidad de dinero, obligándose este último al cabo de un plazo establecido a restituir dicha cantidad, más los intereses devengados.
  • Préstamo Hipotecario: es un préstamo con garantía, que consiste en la hipoteca de un bien inmueble (p.e. la vivienda) o de un bien mueble (p.e. automóviles, maquinaria industrial, etc..) a favor del Banco o Caja que presta el dinero, es decir, la Entidad Financiera pasará a ser el propietario del bien inmueble o mueble en el caso de no cumplirse los pactos establecidos en la concesión del Préstamo Hipotecario (pagos puntuales, plazos, etc.).
  • Leasing: Es un arrendamiento financiero con opción de compra al final. La entidad financiera adquiere, por mandato del cliente, cualquier bien (mobiliario o inmobiliario) y se lo arrienda a éste para su uso y disfrute mediante el pago de unas cuotas periódicas. Una vez finalizado el contrato, el empresario-arrendatario tiene tres posibilidades:
    • Adquirir el bien, pagando una última cuota de "Valor Residual" preestablecido.
    • Renovar el contrato de arrendamiento.
    • No ejercer la opción de compra, entregando el bien al arrendador.
  • Renting: Es un contrato por el que una de las partes, la sociedad de renting, se obliga a ceder a la otra, el arrendatario, el uso de un bien por un tiempo determinado a cambio del pago de una renta periódica. El pago de la renta incluye el derecho al uso del equipo, el mantenimiento del mismo y un seguro que cubre los posibles siniestros del equipo.
  • Préstamo Participativo: Es un instrumento financiero que proporciona recursos a largo plazo sin interferir en la gestión de la empresa. Con el préstamo participativo se financian proyectos empresariales en su conjunto, contemplando todo tipo de inversiones materiales e inmateriales necesarios para llevarlos a cabo. La entidad prestamista recibirá un interés variable que se determinará en función de la evolución de la actividad de la empresa prestataria. Además podrán acordar un interés fijo con independencia de la evolución de la actividad. Además hay que tener en cuenta que el prestatario sólo podrá amortizar anticipadamente el préstamo participativo si dicha amortización se compensa con una ampliación de igual cuantía de sus fondos propios.
  • Garantía Recíproca: La Sociedades de Garantía Recíproca (SGR) son otro instrumento del sistema financiero cuyo objetivo fundamental es el apoyo financiero a la PYME. La SGR concede avales que sirven de garantía a la deuda que la empresa contraerá con la entidad bancaria, los proveedores o la Administración Pública. Su misión no es prestar dinero, sino -tras el estudio de la viabilidad del proyecto- avalar a la empresa y realizar una labor de intermediación. La SGR negociará las mejores condiciones para sus socios, les proporcionará servicios de consultoría, asesoramiento financiero, y gestión de ayudas públicas para la PYME. Es, por tanto, un instrumento importante cuando la creación de la empresa requiere un préstamo o crédito bancario y el emprendedor no cuenta con los avales y garantías que le solicitan. Entidades en Galicia:
 
Escuela de Negocios Caixanova